El presidente Mauricio Macri celebró hoy la firma del histórico acuerdo con China para comenzar a exportar harina de soja.

A través de su cuenta de Twitter, el mandatario dijo: “Después de 20 años de negociaciones llegamos a un acuerdo. China es el mayor consumidor del mundo de proteína vegetal para alimentación de ganado y ahora vamos a venderles un producto con mayor valor agregado”.

En otro mensaje, Macri agregó: “Es una noticia clave para el sector agrícola. Nuestro país es el mayor exportador de harina de soja y ahora se abre uno de los mercados más grandes del mundo. Esto significa más mano de obra, más trabajo en la agroindustria y más oportunidades para los argentinos”.

El nuevo acuerdo que logró el Gobierno permitirá vender este subproducto de la oleaginosa que representa casi el 70% de las ventas en valor del complejo soja.

Hasta el momento, el país vende a China grano y aceite de soja. En la actualidad, el 60% de las ventas de harina de soja van a Asia con Vietnam como principal comprador. Menos de un 40% va a Europa. También hay compradores en el norte de África.

China nunca importó harina de soja – compra el grano para procesarlo- y la Argentina será el primer país en venderle. En la industria creen que podrían exportar 5 millones de toneladas por unos US$1600 millones.

Este acuerdo histórico para la Argentina representa una gran oportunidad de ingreso al mayor mercado consumidor mundial de proteína vegetal para alimentación del sector ganadero. China cuenta con más de 500 millones de cabezas entre porcinos y bovinos.

“China es nuestro principal socio comercial después de la Unión Europea, y hemos construido una relación muy profunda que nos permite iniciar y cerrar negociaciones entre nuestros países. Argentina volvió a ser un referente en el mundo, y este es un nuevo paso que beneficiará a la cadena de la soja argentina”, afirmó el ministro Luis Miguel Etchevehere.

Una empresa de China logró clonar a un gato por primera vez en ese país, un avance científico que podría llevar a duplicar a otros animales, como los pandas.

Siete meses después de la muerte de su gato, el propietario, Huang Yu, tuvo la alegría de volverle a ver en forma de un gatito gris y blanco.

“Se parece en más de un 90%”, aseguró este joven chino de 23 años, que espera que el gato, nacido en julio de una gata portadora, tendrá la misma personalidad que el original.

Ajo es el primer gato clonado por Sinogene, una empresa que desde 2017 ha clonado a unos 40 perros. Los propietarios de animales de compañía, están dispuestos a pagar los 250,000 yuanes (35,000 dólares) que cuesta clonar un gato o los 380,000 (53,000 dólares) por un perro.

El presidente estadounidense, Donald Trump, anunció este lunes que su gobierno recibió una comunicación de las autoridades chinas diciendo que están dispuestas a volver a la mesa de negociaciones para discutir un acuerdo comercial, luego de la escalada en el conflicto ocurrida el viernes, con una radicalización de ambas posiciones.

“China llamó la pasada noche a nuestros responsables comerciales y pidieron volver a la mesa. Es un acontecimiento muy positivo para todo el mundo”, expresó Trump durante unas breves declaraciones junto con el presidente egipcio, Abdelfatah al Sisi, con el que se reunió hoy al margen de la cumbre del G7 de Biarritz, Francia.

Además, manifestó su “gran respeto” por el presidente chino, Xi Jinping, por dar este paso y señalar que “quieren un acuerdo” que ponga fin a la guerra comercial que dura ya un año y medio.

Pasos como este muestran “por qué Xi es un gran líder”, ya que “comprende cómo funcionan las cosas”, ponderó el mandatario norteamericano.

En un inusual tono muy positivo, Trump recalcó que “empezaremos muy pronto” las conversaciones con Beijing y “veremos qué pasa”, pero destacó en que “ellos quieren logran un acuerdo”, algo que consideró “muy importante”, citó la agencia de noticias EFE

Este anuncio llega después de que el pasado viernes Trump escaló dos nuevos peldaños en la guerra comercial con China, después de que Beijing anunciara unos aranceles de represalia contra Estados Unidos.

Ese día, Trump dijo que aumentaría dos rondas de aranceles anunciadas previamente y que aún no han entrado en vigor, y además adelantó que podría invocar la Ley de Emergencia Nacional para ordenar a las empresas estadounidenses que operan en China que abandonen sus actividades en ese país.

Fuente: ámbito

La guerra comercial que Estados Unidos sostiene con China tiene desde hace meses a una clara víctima. Se trata de Huawei, que está expuesta a un veto aún no efectivo gracias a la tregua que el Gobierno de Donald Trump le concedió a las empresas norteamericanas: podrían seguir trabajando con Huawei al menos hasta hoy, 19 de agosto.

Ahora se habla de un nuevo plazo en la aplicación del veto. Fuentes cercanas al Departamento de Comercio de los EE.UU. indican que se espera que haya un nuevo aplazo del veto que volvería a ser de 90 días.

Mientras tanto, Donald Trump habló con Tim Cook, CEO de Apple, y este le dio “un argumento muy convincente” que quizás ayude a relajar la situación.

La tregua que se anunció en mayo logró que todo haya seguido casi como siempre durante los últimos tres meses. Huawei ha seguido operando de forma normal aunque sus ventas se han visto afectadas por esta crisis, algo que ha hecho que entre otras cosas saquen al mercado su nuevo sistema operativo HarmonyOS, como potencial alternativa a Android en diversos dispositivos, incluidos televisores inteligentes.

Según esas fuentes, la “licencia temporal general” que permite a las empresas norteamericanas trabajar con Huawei se extenderá durante otros 90 días. Eso permitiría que el veto que fue fijado para iniciarse hoy siga sin aplicarse en la práctica.

El Secretario de Comercio de los EE.UU. ha anunciado que Huawei podrá seguir trabajando con empresas estadounidenses durante (al menos) otros 90 días. Eso permitirá por ejemplo que los terminales de Huawei sigan recibiendo actualizaciones de Android sin problemas. La nueva tregua acabará el 19 de noviembre de 2019.

El número de muertos a causa del paso del tifón “Lekima” por la provincia china de Zhejiang (este) ascendió a 32, con otros 16 desaparecidos, según han confirmado este domingo las autoridades locales.

La mayoría de las víctimas mortales han sido causadas por un deslizamiento de tierra registrado en el condado de Yongjia que provocó la rotura de una presa natural, tal como señaló la agencia china de noticias Xinhua.

Alrededor de 1,1 millones de personas han sido evacuadas a zonas seguras, mientras que las autoridades calculan que cerca de cinco millones de residentes en Zhejiang se han visto afectados por el paso del tifón, que tocó tierra con vientos máximos de 187 kilómetros por hora.

El tifón ha dañado más de 173.000 hectáreas de cultivo y 34.000 hogares en Zhejiang, según señalaron las autoridades provinciales que han estimado que las perdidas económicas suman una cantidad de 14.670 millones de yuanes (unos 2.000 millones de dólares).

Este domingo una mujer fue detenida en China por matar a su hija de 7 años. Al parecer, la madre golpeó a la niña con una barra de hierro porque le fastidiaba que la niña comiera lentamente en la mesa. Según los informes ella le había advertido varias veces que la golpearía, hasta que perdió la paciencia y pidió a su esposo que abandonara la habitación.

El padre asegura que intentó detener a su mujer pero no lo consiguió ya que cuando intentó frenarla también le golpeó a él con la barra metálica. Cuando el hombre regresó encontró a la niña en el suelo con moraduras y heridas.

Solo cuando la condición de la niña empeoró la trasladaron al hospital, donde murió un par de horas después pese a la atención médica recibida.

Desde el Centro Meteorológico Nacional de China informaron una alerta roja ante la llegada del tifón Lekima a la provincia de Zhejiang, situada en la costa este del país.

Se espera que el tifón llegue el sábado en la zona costera de Zhejiang y provoque fuertes lluvias.

Además el centro dio a conocer alertas para la región del delta del río Yangtsé, que incluye la metrópolis de Shanghái, que podría verse afectada por vientos fuertes y tormentas.

Las autoridades del país prepararon evacuaciones, pidieron suspender viajes en tren y avión y a los barcos sugirieron que vuelvan al puerto.

Según el Centro Meteorológico Nacional, Lekima tiene rachas de viento de 209 kilómetros por hora y avanza en dirección noroeste a 13 km/h (8 mph).

Con más de 5,000 tripulantes y 70 aviones de combate a bordo, el portaaaviones nuclear “USS Ronald Reagan” de la Marina de EE.UU. Recaló en Manila tras navegar en una “misión pacífica” por las aguas del disputado mar de China Meridional. Su imponente se aprecia entre la bruma desde el paseo marítimo de la capital, donde muchos curiosos apuran el zoom de su celular para conseguir una instantánea de la nave, que visitó el puerto de Manila el año pasado por primera vez.

“La belleza de este barco es que proporciona seguridad y estabilidad en la región, y permite crear un ambiente en el que cualquier tipo de disputas se puedan resolver de manera pacífica” declaró Karl Thomas a los medios invitados al barco.

El contraalmirante negó que la misión del “Ronald Reagan” en las aguas internacionales del Mar de China Meridional sea una exhibición de fuerza frente al “gigante asiático” o que tenga un “efecto dinosaurio”

Las bolsas europeas abrieron este viernes con fuertes caídas, tras la decisión del presidente estadounidense Donald Trump de intensificar la guerra comercial con China con nuevos aranceles a 300.000 millones de dólares de importaciones de ese país.

Donald Trump reactivó el jueves la guerra comercial contra Beijing al anunciar de imponer un arancel del 10% a otros 300.000 millones de dólares de importaciones procedentes de China, provocando estupor en los mercados, preocupados por el impacto en la economía estadounidense y global.

“Esto sugiere más problemas para la economía mundial”, opinó el analista Andreas Lipkow.

Durante la jornada de este viernes debe darse a conocer el informe mensual sobre el empleo estadounidense.

Fuente: Infobae

Un niño de 3 años cayó del sexto piso de un edificio en China y lo salvó la rápida reacción que tuvieron sus vecinos, quienes desplegaron y sostuvieron una manta para evitar el impacto con el suelo. Esto sucedió el lunes en Chongqing, en el sudeste del país

“Miré hacia arriba y vi a un niño pequeño ahí colgado. Mi primera reacción fue encontrar algo para atraparlo. Pensé en correr y atraparlo con mis propias manos, pero eso no hubiera funcionado”, afirmó Zhu Yanhui a la prensa local. 

Luego del rescate uno de los vecinos llevó al pequeño al hospital para constatar que no haya sufrido ninguna lesión.