Una mujer mantuvo el cuerpo de su hija de seis años en un “dormitorio frío” para que comparta tiempo junto a su hermanita recién nacida en North Yorkshire, Inglaterra.

Emily Nixon, la madre de las pequeñas, dice que su hija Darcy Roger acumuló toda una vida de amor para recibir a Beatrice, la hermanita que tanto había deseado, quien nació dos semanas antes de lo esperado, según informa Daily Mail.

Nacida con un extraño trastorno llamado VACTERL, que afecta a diferentes sistemas del cuerpo, Darcy había sufrido 20 operaciones durante su corta vida y estaba esperando una cirugía cardíaca cuando contrajo la infección que la mató el 24 de enero de este año. Su hermana había nacido apenas una semana antes, por lo que la familia lamentaba que no habían podido crear vínculos familiares.

Después de que Darcy falleció, Emily y su pareja pasaron cinco días con la niña en una habitación con temperatura controlada en la planta baja del Martin House Hospice for Children para que pudieran despedirse adecuadamente.

“No quería dejarla después de los cinco días”, expresó la mujer. Y agregó: “Teníamos que pasar tiempo con ella y tomarle fotografías, incluidas algunas de ella y Bea para mostrarle cuando sea mayor”.

Fuente: Mitre