TT Ads

La gobernadora María Eugenia Vidal rompió el silencio, habló de reconocer errores, de cambiar lo que haya que cambiar y corregir lo que haya que corregir. Además admitió que hoy es un día difícil. “Esta devaluación que estamos atravesando en el día de hoy va a tener impacto. Vamos a acompañar a los que más lo necesitan”, prometió.

Vidal y su compañero de fórmula obtuvieron ayer 1.3 millones de votos menos que su principal opositor Axel Kicillof. “Nunca especulé al poner la fecha de elección. Esta provincia necesita mejorar muchas cosas”, dijo. “El desdoblamiento costaba 3.000 millones esa decisión estuvo bien tomada”.

“No tengo que echar culpas afuera ni enojarme con ese voto. Tengo que hacer mi autocrítica. Pensar que puedo mejorar yo. Voy a cumplir con mi responsabilidad. Hay que escuchar lo que dicen las urnas”.

Hubo quienes dijeron: ‘No estoy conforme’ – admitió- ‘Esto no es lo que esperaba’. ‘No fue suficiente’. No me voy a cansar de recorrer esta provincia escuchándolos. Sin ustedes no hay equipo“.

“Reconocer errores no es debilidad. Es fortaleza. No tenemos verdad revelada. Si escuchamos atentamente nos están diciendo que tenemos que incrementar nuestras oportunidades de acercamiento. Cambiando lo que haya que cambiar. Corrigiendo lo que haya que corregir.”

El mundo hoy nos dio un mensaje: tiene que ver con la probabilidad más baja de que Cambiemos siga gobernando. El mundo se expresó y yo creo que los Argentinos no queremos poner en riesgo la gobernabilidad. Todos queremos defenderla. Las PASO de ayer nos dieron un mensaje de escuchar. Pero en octubre se va a decidir de nuevo. Y ahí se va a elegir. Mientras la responsabilidad de gobernar es de quienes gobernamos y de todas las fuerzas políticas”, dijo.

TT Ads