Durante el partido que se disputó el fin de semana entre el Barcelona y Sevilla, Lionel Messi y Ever Banega fueron rivales. De hecho, Ever le robó una pelota al 10, y de esa acción casi llega un gol del Sevilla. Pero luego del triunfo de Barcelona por 4 a 0, se cruzaron en las escaleras rumbo al vestuario del Camp Nou y generaron una imagen que se hizo viral.

En la foto que publicó el astro de la selección argentina, se los ve sentados en las escalinatas, conversando tranquilamente. Casi como el en tercer tiempo de un picadito en el barrio. Esto demuestra que fuera de la cancha no existen las rivalidades, por lo menos no en estos dos amigos.